Category Archive WikiLeaks

PorjLeonett

Wikileaks publica todos los documentos y correos electrónicos robados a SONY

Los 30.287 documentos de Word, Excel, CSV, PDF y presentaciones, más los 173.132 correos electrónicos, con sus correspondientes archivos adjuntos y, por supuesto, todo el contenido de archivos, mensajes de correos e incluso metadatos de los ficheros, han sido publicados por Wikileaks junto con una herramienta para que cualquier navegante pueda buscar por los términos que desee de forma rápida. Es decir, todo lo que le fue robado a SONY se ha puesto en la red a disposición pública.

El buscador permite filtrar por tipos de documentos, y basta con seleccionar términos de interés para darse cuenta de la cantidad de información que el adversario, una vez estuvo dentro de la red de SONY Pictures llegó a tener en su poder. En este ejemplo, buscando simplemente por el término passwords salen un montón de archivos con datos.

Y abriendo cualquiera de ellos se puede ver como en el contenido están los usuarios y las contraseñas, como ya se publicó tiempo atrás. En este caso, la lista de todas las contraseñas de redes sociales de todas las campañas de marketing y publicidad que estaba llevando SONY. El usuario y la password son las últimas dos columnas de la derecha.

En definitiva, un archivo más que cae en Wikileaks de una gran empresa. Recordad que una vez más, el inicio de esta intrusión parece que fue un Spear Phishing para atacar una persona de la organización, así que es más que fundamental resaltar la importancia de fortificar todos los puntos de la organización, dando igual importancia al perímetro externo como al perímetro interno de la empresa.

Fuente: El lado del mal

PorjLeonett

Como wikileaks nos abrio los ojos a la ilusion de la libertad

Julian Assange, quien se exilió en la embajada de Ecuador hace dos años, ha hecho pedazos el mito de la libertad en occidente.

Por Slavoj Žižek en The Guardian, 19 Junio 2014, traducción, enlaces y destacados propios.

Recordamos los aniversarios que marcan acontecimientos importantes de nuestra época: el 11 de septiembre (no sólo el ataque en el 2001 contra las Torres Gemelas, sino también el golpe de Estado militar de 1973 contra Allende en Chile), el día D, etc. Tal vez otra fecha debe añadirse a esta lista: 19 de junio.

A la mayoría de nosotros nos gusta dar un paseo durante el día para respirar un poco de aire fresco. Tiene que haber una buena razón para aquellos que no pueden hacerlo—tal vez tienen un trabajo que se los impide (mineros, tripulantes de submarinos), o una extraña enfermedad que hace que la exposición a la luz solar sea un peligro mortal. Incluso los presos en la cárcel reciben su hora diaria de aire fresco.

Hoy, 19 de junio, se cumplen dos años desde que Julian Assange fue privado de este derecho: está permanentemente confinado al apartamento que alberga la embajada de Ecuador en Londres. Si él saliese de esa vivienda, sería detenido inmediatamente. ¿Qué hizo Assange para merecer esto? En cierto modo, uno puede entender a las autoridades: Assange y sus colegas de denuncia a menudo son acusados ​​de ser traidores, pero son algo mucho peor (a los ojos de las autoridades).

Assange se designó a sí mismo un “espía para el pueblo”. “Espiar a la gente” no es una mera traición (como sería actuar como doble agente, vendiéndole nuestros secretos al enemigo); se trata de algo mucho más radical. Socava el principio mismo de espionaje, el principio del secreto, ya que su objetivo es hacer públicos los secretos. Las personas que ayudan a WikiLeaks no son más denunciantes que revelan las prácticas ilegales de empresas privadas (bancos y compañías de tabaco y petróleo) a las autoridades públicas; sino que ellos denuncian a las mismas autoridades públicas.

Realmente no aprendimos nada de WikiLeaks que no hubiésemos supuesto que era cierto—pero una cosa es saber en lo general y otra es tener datos concretos.

Realmente no aprendimos nada de WikiLeaks que no hubiésemos supuesto que era cierto—pero una cosa es saber en lo general y otra es tener datos concretos. Es un poco como saber de que nuestra pareja nos está engañando. Uno puede aceptar el conocimiento abstracto de esta situación, pero el dolor llega cuando uno se entera de los detalles pasionales, cuando ve imágenes de lo que estaban haciendo.

Cuando nos enfrentamos a este tipo de hechos, ¿no debería todo ciudadano decente de EE.UU. sentirse profundamente avergonzado? Hasta ahora, la actitud del ciudadano medio era de desafectación hipócrita: preferíamos ignorar el trabajo sucio hecho por las agencias secretas. A partir de ahora, no podemos pretender que no sabemos.

No es suficiente ver a WikiLeaks como un fenómeno anti-estadounidense. Estados como China y Rusia son mucho más opresivos que los EE.UU.. Imagínese lo que le habría ocurrido a alguien como Chelsea Manning en un tribunal chino. Con toda probabilidad, no habría juicio ni oral y ni público; simplemente la harían desaparecer.

Los EE.UU. no trata a los presos con la misma brutalidad—debido a su prioridad tecnológica, simplemente no necesita el enfoque abiertamente brutal (que está más que preparado para aplicar cuando sea necesario). Pero es por eso que los EE.UU. son una amenaza aún más peligrosa para nuestra libertad que China: sus medidas de control no son percibidas como tales, mientras que la brutalidad china se muestra abiertamente.

WikiLeaks hizo pública la falta de libertad que subyace en la misma situación en la que nos experimentamos a nosotros mismos como libres.

En un país como China, las limitaciones de la libertad están claras para todos, sin ilusiones al respecto. En los EE.UU., sin embargo, las libertades formales están garantizadas, por lo que la mayoría de las personas experimentan la vida como libre y ni siquiera son conscientes de hasta qué punto están controlados por mecanismos estatales. Los denunciantes hacen algo mucho más importante que decir lo obvio por la vía de denunciar a los regímenes opresivos abiertamente: hacen pública la falta de libertad que subyace en la misma situación en la que nos experimentamos a nosotros mismos como libres.

Ya en mayo de 2002, se informó que científicos de la Universidad de Nueva York habían colocado en una rata un chip capaz de transmitir señales elementales directamente a su cerebro—permitiendo a los científicos controlar los movimientos de la rata por medio de un mecanismo de dirección, tal como se utiliza en el control remoto de un coche de juguete. Por primera vez, el libre albedrío de un animal vivo fue poseído por una máquina externa.

¿Cómo experimentó esta desafortunada rata sus movimientos, que eran efectivamente decididos desde fuera de ella? ¿Era totalmente inconsciente de que sus movimientos estaban siendo controlados? Tal vez ahí radica la diferencia entre los ciudadanos chinos y nosotros, ciudadanos libres de países liberales occidentales: las ratas humanas chinos son, al menos, conscientes de que están siendo controladas, mientras que nosotros somos las ratas estúpidas que pasean sin ser conscientes de cómo se controlan nuestros movimientos.

¿Está persiguiendo WikiLeaks un sueño imposible? Definitivamente no, y prueba de ello es que el mundo ya ha cambiado desde sus revelaciones.

Millones de personas comunes y corrientes han tomado conciencia de la sociedad en la que viven.

No sólo hemos aprendido mucho acerca de las actividades ilegales de los EE.UU. y otras grandes potencias. No sólo han conseguido las revelaciones de WikiLeaks poner a los servicios secretos a la defensiva y echar a andar actos legislativos para controlarlos mejor. WikiLeaks ha logrado mucho más: millones de personas comunes y corrientes han tomado conciencia de la sociedad en la que viven. Algo que hasta ahora hemos tolerado en silencio como no-problemático se ha vuelto problemático.

Es por esto que Assange ha sido acusado de causar tanto daño. Sin embargo, no hay violencia en lo que está haciendo WikiLeaks. Todos conocemos la clásica escena de los dibujos animados: el personaje llega a un precipicio pero sigue corriendo, ignorando el hecho de que no hay un terreno bajo sus pies; empieza a caer sólo cuando mira hacia abajo y se da cuenta del abismo. Lo que WikiLeaks está haciendo es simplemente recordar a aquellos en el poder que deben mirar hacia abajo.

La reacción de demasiadas personas, con el cerebro lavado por los medios de comunicación, a las revelaciones de WikiLeaks, podría ser bien resumida por las memorables líneas de la última canción de la película de Altman Nashville: “Puedes decir que no soy libre, pero no me importa”. WikiLeaks hace que sí nos importe. Y, por desgracia, a muchas personas no les gusta eso.
Slavoj Žižek es el director internacional del Instituto Birkbeck para las Humanidades.

 

Fuente: Manzana Mecanica

PorjLeonett

Ex-banquero suizo es acusado de filtrar información a Wikileaks

Rudolf Elmer entregó información de 2.000 cuentahabientes a Julian Assagne

Las filtraciones a WikiLeaks vuelven a ocupar tabloides, aunque esta vez se trata de un proceso judicial en contra de un banquero suizo que filtró información confidencial. Rudolf Elmer, ex-empleado de Julius Baer Group en las Islas Caimán,  es acusado de filtrar datos de unas 2.000 personas a WikiLeaks en el periodo comprendido entre 2007 y 2011.

En 2011 se reveló que Elmer entregó dos discos a Julian Assagne los cuales incluían datos de políticos y evasores de impuestos. Esta no fue la única filtración ya que Elmer también colaboró con el Ministerio de Finanzas de Alemania al forjar un documento que incluía a su antiguo jefe. Por este delito fue detenido durante 5 meses.

La ley en Suiza castiga con cárcel a todo banquero que divulgue información de sus clientes. En esta ocasión Elmer enfrentará el proceso en libertad y de ser encontrado culpable podría correr la misma suerte que otro ex-empleado del banco, quien fue sentenciado a tres años de prisión en agosto del año pasado.

 

Fuente: fayerwayer

PorjLeonett

WikiLeaks Filtra Un Nuevo Informe De Acuerdo Secreto Que Afecta 50 Países #TISA

WikiLeaks ha publicado el borrador de un informe secreto Anexo sobre Servicios Financieros del Acuerdo de Comercio de Servicios (TISA, por sus siglas en inglés), que afecta a 50 países y un 68,2% del comercio de servicios mundial.

EE.UU. y la UE son los principales impulsores del acuerdo y los autores de la mayoría de los cambios. En una maniobra significativa para impedir la transparencia, el proyecto ha sido clasificado para mantenerlo en secreto no solo durante las negociaciones, sino durante cinco años después de la entrada en vigor de TISA, explica el portal en su página web.


WikiLeaks explica que a pesar de los fallos evidentes en la regulación financiera durante la crisis financiera global en los años 2007 y 2008, y las llamadas a mejorar estructuras reguladoras pertinentes, los defensores de TISA pretenden desregular aún más los mercados de servicios financieros globales.

El borrador del Anexo sobre Servicios Financieros pone de relieve las normas que podrían contribuir a la expansión de las multinacionales financieras —con sedes ubicadas, sobre todo, en Nueva York, Londres, París y Frankfurt— a otras naciones mediante la prevención de las barreras regulatorias.

Asimismo, el documento filtrado muestra que EE.UU. tiene un especial interés en aumentar el flujo transfronterizo de datos, que permitiría el intercambio sin trabas de los datos personales y financieros. 

Fuente y anonpublico