Category Archive Noticias

PorjLeonett

Los SSDs pueden perder datos tras una semana desconectados

En una presentación realizada por Alvin Cox de Segate, quien también ostenta la posición de ejecutivo en el Joint Electron Device Engineering Council (JEDEC), se pudo concluir que los SSDs pueden perder datos y corromperse en apenas una semana de desconexión, esto es, sin alimentación.

La explicación que subyace detrás de esto es que aunque los fabricantes utilizan estándares de hasta dos años de mantenimiento de datos en SSDs de consumo general, cifra confirmada por compañías como Samsung, la temperatura a la que están sometidos tiene un impacto muy grande.

No se me ocurre mejor forma de explicarlo que con un ejemplo sencillo. Un SSD de consumo general conservado a 30 grados tiene una capacidad de retención sin alimentación de 1 año, pero por cada cinco grados más de temperatura la cifra se reduce a la mitad.

Esto quiere decir que a 35 grados serían 6 meses y que a 40 grados se reduce a unos meros 3 meses. Teniendo en cuenta lo rápido que escala la temperatura en ciertas zonas es una información que debemos tener muy en cuenta.

Queda claro que para uso normal no debería ser un problema en la mayoría de los casos, pero en el caso de que necesitemos soluciones de almacenamiento a largo plazo los SSDs no son una buena opción.

Más información ⇒ IbiTimes.

Fuente> Muy Computer

PorjLeonett

Hackers portugueses y un catalán montaron la primera campaña hacktivista de la historia

  • Cuando un ‘deface’ era algo insólito y empezó a usarse para la protesta hacktivista

Que alguien entre en un servidor web y cambie la portada ya prácticamente no es noticia. Son los llamados ‘defacements’ y se hacen tantos que la mayoría pasan inadvertidos para el gran público. Pero los hay que tienen su gracia en el mensaje o que, incluso, soncibernéticas obras de arte. Pueden contemplarse algunos en el nuevo repositorio Urhack.com. Pero vamos a hablar no de hoy sino de ayer, de los tiempos en que un ‘deface’ era algo insólito y empezó a usarse para la protesta hacktivista.

Damos las gracias al veterano hacker Jericho, de Attrition.org, por habernos permitido acceder a su archivo privado de ‘defaces’, donde descubrimos el primero de la historia que se realizó por motivos políticos: el asalto a la web del Departamento de Justicia de Estados Unidos, en 1996, en protesta por una nueva ley que afectaba a Internet, la Communications Decency Act. Este sería el primer ‘deface’ hacktivista de la historia, pero los hackers portuguesesT0xyN fueron un poco más allá.

T0Xyn, liderado por m0xx, nació en 1996 y es el grupo hacker portugués más conocido, debido a la campaña hacktivista “Free East Timor – Free Xanana Gusmão” que llevaron a cabo entre 1997 y 1998, en defensa de la independencia de Timor Oriental. A diferencia de la protesta contra la Communications Decency Act, no fue una campaña con un único ‘deface’: fue una campaña basada en los ‘defaces’.

La intención de T0XyN era “llamar la atención”, así que asaltar webs y cambiar sus portadas era el arma perfecta. El primer ataque, el 10 de febrero de 1997, fue contra el servidor web del Departamento de Asuntos Exteriores de la República de Indonesia. Vinieron otros ataques a otras webs el 24 de abril, 30 de junio… T0xyN mostraba en cada ‘deface’ la lista de servidores gubernamentales y comerciales -decenas- que había asaltado desde la última vez.

El 22 de noviembre de 1997 tuvo lugar el ataque más destructivo: caía la web de la gubernamental Agencia por el Desarrollo y la Aplicación de la Tecnología y, junto a ella, 27 servidores eran atacados al mismo tiempo y veían todos sus datos borrados. Firmaban la acción UrBan Ka0s y Portuguese Hackers Against Indonesian Tiranny (P.H.A.I.T.).

Fue la única vez en que se destruyeron datos. El resto de acciones lucieron la advertencia: “No hemos destruido ningún servidor. Las páginas originales han sido renombradas. Las páginas index, históricos y logs han sido alterados sólo para nuestra supervivencia. Las organizaciones de hackers afiliadas y administradores de los sistemas involucrados no deben ser considerados responsables”. Y en su web, T0XyN insistía: “No borramos ni destruimos nada, sólo hackeamos sus páginas”.

El grupo justificaba así sus acciones: “Somos como otros manifestantes en las calles, que simplemente tienen la habilidad de poder entrar en estos sitios. Podéis intentar restringir la información, pero la tecnología nos permite ser todos iguales!”. La campaña siguió hasta 1998 y un año después se celebró un referéndum de autodeterminación bajo mandato de la Organización de las Naciones Unidas, que acabó llevando a la independencia de Timor Oriental.

Diversos hackers ayudaron a T0XyN en su campaña, como el veterano grupo portugués Pulhas. También el hacker catalán Savage, antes llamado The Phreaker, miembro del grupo Apòstols. Savage escribió algunos programas que se usaron para atacar de forma masiva servidores del gobierno de Indonesia: “Conocí a los chicos de ToXyN en 1996, mientras intentaban hackear algunas máquinas de mi ISP. Nos hicimos coleguillas y en 1997 hice algunas cosas impublicables que utilizaron en la campaña contra Indonesia”.

Entre las cosas que hizo Savage para T0XyN destaca un ‘exploit’ para el servidor de correo IMAP de Linux que daba acceso total a la máquina atacada y fue el más popular del siglo XX. Otra creación para la campaña fue el programa QueSO, que determina remotamente qué sistema operativo corre en un servidor. El popular escáner de seguridad informática Nmap se basó en QueSO. Su autor, Fyodor, se deshace en elogios hacia el trabajo de Savageen la introducción a Nmap.

Por cierto que QueSO protagonizó un embrollo memorable de alcance internacional en noviembre de 1998: El proyecto Internet Operating System Counter usaba QueSO para hacer sus estadísticas sobre qué sistema operativos eran más populares en la red. Cuando IOSCount, desde una máquina llamada beirut.leb.net, se puso a escanear los ordenadores israelíes una empresa de seguridad de aquel país dio la alarma nacional, que ocupó todas las portadas de periódicos con titulares como: “Un libanés ataca lugares israelíes en Internet”.

Texto adaptado del libro con licencia libre ‘Hackstory.es. La historia nunca contada del underground hacker en la Península Ibérica’ (http://hackstory.es).

Fuente: elmundo.es

PorjLeonett

Ya hay chicos que pasan 13 horas por día en la Web

Por: Victoria De Massi

Existe una diferencia entre el adolescente que estudia, practica algún deporte, sale con amigos y pasa un buen rato en Internet, y aquél que apenas llega a su casa se encierra en la habitación y se conecta a la red o a la “Play”. O el que come sin dejar de mirar el celular. O el que no participa de los planes familiares –un cumpleaños, una tarde en la plaza, un partido de fútbol– porque prefiere el chat o los juegos en línea. Hace cinco años, apuntan los especialistas consultados por Clarín, estos últimos eran casos aislados. Ahora son motivo de consulta de parte de los padres, que se dan cuenta tarde de que su hijo se volvió un “adicto” a la tecnología.

Los chicos que hoy tienen entre 11 y 17 años nacieron con la pantalla. Son multimedia, son visuales, tal como define Roxana Morduchowicz en su libro “Los adolescentes del siglo XXI”, publicado hace dos años. Allí la especialista en culturas juveniles ofrece algunas estadísticas: nueve de cada diez chicos de entre 15 y 17 años tienen celular propio, la mitad tiene tele en su habitación y el 25%, PC.

La escuela habilita el uso de la Web para hacer la tarea, por ejemplo. También es un ‘lugar’ de entretenimiento y de contactos. Pero su uso excesivo puede poner a los chicos en riesgo. “Hace cinco años éste no era un tema de consulta. Hoy atendemos casos de chicos de entre 14 y 15 años que pasan un promedio de trece horas conectados a la red. Incluso hemos modificado el cuestionario de rutina entre los pacientes. A las preguntas habituales de qué deporte practican, si desayunan o estudian, le agregamos otro interrogante: ¿Cuántas horas pasás en Internet?”, dice el pediatra Enrique Berner, jefe del Servicio de Adolescencia del hospital Argerich y miembro de FUSA. Agrega que los padres llegan preocupados a la consulta y, en general, cuando el problema está instalado.

Además de llegar preocupados, ¿cómo describen los padres “eso” que les pasa a sus hijos? Responde Stella Rivadero, psicoanalista y docente de la Institución Fernando Ulloa: “Refieren que no saben qué hacer para que vuelvan a jugar o participen de las charlas o programas familiares. O que hablan en un lenguaje ‘tecno’ que para ellos es difícil de comprender, que no logran que el chico se despegue del celular. A esa altura, se ausentó el cuerpo, el tono de voz, la mirada”. La especialista aclara que se trata de nativos digitales, y que en determinados casos la tecnología favorece síntomas que forman parte de su estructura. Más simple: si el chico tiene de base fobia al contacto con otros, conectarse a la Web resulta un buen recurso para evadirse.

El Instituto de Juegos de la Ciudad realizó hace unos años un estudio sobre uso de nuevas tecnologías entre alumnos de escuelas secundarias porteñas públicas y privadas. De acuerdo al informe, la mitad de los encuestados dijo jugar en línea todos los días un promedio de 4 horas. El 86% refirió que le daban ganas de seguir jugando, el 80% habló de “alegría” y el 60%, de bronca al perder. ¿Pero qué es lo que los atrae tanto? Verónica Mora Dubuc, psiquiatra y directora de esa investigación, observa: “Los juegos tienen componentes de atracción que estimulan los circuitos de recompensa y provocan sensaciones de intensidad que son buscadas a repetición por los jugadores. El efecto claro de un buen juego es que divierte y evita el aburrimiento. La Red es accesible y segura. Ahora, si ese deseo afecta su mundo de relaciones, rendimiento escolar y calidad de sueño, entonces hay un problema”.

Consejos para padres

De acuerdo a los especialistas consultados por Clarín, el sentido común es fundamental para darse cuenta si un adolescente presenta problemas con el uso de la tecnología. Si come un sandwich mientras teclea el celular, si no quiere participar de eventos familiares ni se prende en salidas con amigos, entonces hay que prestar atención al asunto. SClBLo ideal es no esperar para hacer la consulta. Que un tipo de actividad se haga en forma excesiva ya es un motivo claro de alarma.

La fórmula ideal sería así: el tiempo volcado a la Web debe “empatar” con el estudio, el deporte y las salidas del hogar. En resumen, Internet no debe ser inhabilitante. Criar a chicos que nacieron conectados es un verdadero desafío para los padres porque ellos no son nativos digitales. Si la idea es que repartan el tiempo entre el colegio, el deporte y la Web, lo ideal es que los padres hagan lo mismo. Esto significa que no vale que los padres lleguen de trabajar y se pongan a jugar a la Play Station o que estén chateando durante la cena.SClBDe detectar el problema, lo recomendable es que se realice una consulta con un especialista en el tema lo antes posible. En general, el tratamiento consiste en entrevistas familiares y a los chicos y padres por separado. Durante esas charlas, con los adolescentes se trabajan temas de la vida cotidiana.

Fuente: Clarín

PorjLeonett

¿Por qué el (e)mail está cada vez más en desuso?

Harto de que los mails sirvieran para culpar a otros, agotado de rastrear adjuntos en capas geológicas de conversaciones, y ante el cálculo de que entre los mensajes recibidos por sus 76.000 empleados sólo un 10 por ciento era útil y un 18 por ciento era spam, en 2011 el CEO de la empresa de tecnología Atom decidió tomar una medida drástica: prohibió mandar mails dentro de la empresa.

La reducción fue paulatina y hoy el caso Atom -que reportó en los años siguientes un crecimiento de sus ganancias y una reducción de sus gastos administrativos- es el primero de una tendencia imparable: el mail, como alguna vez el télex y el fax, está en peligro de extinción, por lo menos como mecanismo de comunicación interna.

La comunidad creativa lo acusa de ser una pésima herramienta para trabajar en equipo. Los adolescentes simplemente lo abandonan. En 2010, una encuesta nacional de UNICEF les preguntó a los jóvenes qué actividades realizaban en la Web. “Mandar o recibir correos electrónicos” figuró en séptimo lugar, con un 25 por ciento de menciones. Cuando repitieron la encuesta en 2013, los mails no fueron mencionados.

Entre los adultos crece la conciencia de que dedicamos mucho tiempo a los mails sin que resulten productivos. Un estudio de la consultora McKinsey mostró, en 2012, que el mundo corporativo dedica el 30 por ciento del tiempo a administrar mails y 20 por ciento a buscar información o personas dentro de la organización para resolver tareas. Esto está cambiando por varios motivos: el crecimiento de las redes sociales, la conexión permanente vía celular y la proliferación de equipos de trabajo horizontales y dispersos.

Los mails no funcionan bien en ese contexto. En un post en la red social Medium, el emprendedor Thomas Knoll explicó todas las cosas en las que el correo electrónico falla: es malo para hacer preguntas porque genera una cultura de pasarle la pelota a otro y que los proyectos se detengan; es malo para enviar adjuntos porque se terminan generando distintas versiones de lo mismo y es difícil encontrar la correcta, y es malo para compartir información porque es difícil volver a encontrar los datos.

El creativo de la agencia Circus Francisco Crescimbeni dedicó un post de su blog a los mails donde dice: “1. Siempre te van a llegar más mails de máquinas que de personas. 2. Si al mail que te mandan no lo contestás al toque no lo contestás nunca. 3. Lo difícil no es mandar un mail, lo difícil es escribir el asunto. 4. Viene lo extremadamente relevante, lo importante, lo irrelevante, lo inservible y, por último, las actualizaciones de LinkedIn. 5. No hay spam que por mail no venga”.

El mercado de las aplicaciones que buscan reemplazar al mail es uno de los más competitivos del momento. Existen decenas de productos diseñados para celulares, que se sincronizan con las computadoras y emulan la lógica de las redes sociales. Desde Yammer, de Microsoft, o Asana, la aplicación de uno de los fundadores de Facebook, hasta Slack, que nació cuando los productores de un videojuego se cansaron de lidiar con los mails y crearon su propia aplicación.

Kattie Wattie, vocera de este emprendimiento, asegura: “Si todos podemos ver lo que están haciendo los demás, las cosas se vuelven más eficientes: se necesitan menos reuniones y con el tiempo se construye un archivo de conocimiento de la organización que es muy valioso y que losmails suelen ocultar”.

Matías Cacciagrano es programador y fundador de Creactivis, una comunidad de tecnología y emprendedorismo para chicos de 10 a 18 años que decidió abandonar el mail: “Nos inundábamos de cadenas infinitas, con información fragmentada, desdoblada y duplicada -recuerda-. Ahora podemos direccionar la energía a lo importante y el resultado es notable: tenemos más tiempo para ser creativos, productivos y participar en forma activa de la discusión. Además, pudimos reducir drásticamente el tiempo en que un nuevo integrante está operativo”.

El común denominador de las nuevas aplicaciones es que organizan la conversación alrededor de proyectos o trabajos, no de personas. Uno de los fundadores de Asana, Justin Rosenstein (ex responsable del desarrollo tecnológico del botón “Me gusta” en Facebook), explicó la lógica detrás de las nuevas plataformas en un editorial: “En nuestras vidas privadas, el objetivo es el amor, entendido como la conexión interpersonal auténtica. Eso requiere una red social donde las personas están en el centro. Para nuestra vida laboral, el objetivo es la creación [trabajar juntos para realizar nuestro potencial colectivo] y eso requiere una red laboral, con el trabajo en el centro”.

Esta forma de entender el trabajo colectivo no es nueva y encuentra antecedentes en el mundo de los programadores. A Cacciagrano, por ejemplo, le resultó fácil dar el salto. “En Creactivis, se dio de una manera bastante natural porque muchos crecimos usando Internet Relay Chat [IRC].” Se trata de una forma de chat que, a diferencia de la mensajería instantánea tradicional, permite que todos los usuarios que participan de un canal conversen entre sí, aunque no hayan tenido contacto previo. Las nuevas aplicaciones proponen algo similar.

¿Y cómo será la herramienta que nos permita prescindir de los mails? Para Cacciagrano, todavía no se inventó, pero estamos en camino. “Tendría que estar inspirada en el uso que les dan los adolescentes a las herramientas de comunicación: no usan mail, consideran Facebook una red social vieja, no consumen minutos de plan de telefonía móvil y tienen un promedio de 15 grupos de WhatsApp. Están un paso adelante y no me extrañaría que la nueva solución la inventen estudiantes de 16 años cansados de no encontrar herramientas para hacer sus trabajos prácticos.”

Por las dudas, Cacciagrano y su equipo trabajan junto con la agencia Grey en un estudio sobre cómo se comunican 100 jóvenes de entre 11 y 17 años. De ahí surgirán nuevas pistas. Seguramente no las manden como adjunto.

Fuente: La Nación