Category Archive Guatemala

PorjLeonett

Tres crímenes rodean el caso Siekavizza

Un médico, un investigador y un vecino de la colonia Los Manantiales murieron misteriosamente después de que el 7 de julio del 2011 desapareciera Cristina Siekavizza; además, un exinterventor de la Dirección de Migración fue el blanco de un atentado.

 

Algunos hechos ocurrieron a pocas semanas de la desaparición de Siekavizza, y otros, meses después, pero todos tiene en común que de una u otra manera se relacionaron con el caso.

El médico

El 28 de septiembre de 2011, el médico Ramiro Batres fue baleado cuando transitaba en la 26 avenida y bulevar Los Próceres.

Dos integrantes de la junta directiva del condominio Los Manantiales entrevistados coinciden en que en el 2011 sí se integró un comité de vigilancia en la colonia, pero difieren en sus versiones acerca de la participación de Batres.

“La comisión no tenía que ver con tarjetas ni videos, únicamente cuestiones de seguridad generales. Esa comisión se formó para ver puntos débiles del residencial como las colindancias, el área verde y la garita”, explicó una de las entrevistadas.

Cuatro meses antes de la desaparición de Siekavizza, esa comisión emitió un boletín para informar sobre la colocación de cinco cámaras de video adicionales en la garita y de un grabador de audio y video de última generación para almacenar unos tres meses de grabación.

Según el fiscal Héctor Canastuj, el médico nunca brindó ninguna declaración al Ministerio Público (MP), pero el investigador Óscar Celada, ligado a proceso, sostiene que las declaraciones no se incorporaron al caso.

Batres no vivía cerca de la casa de Siekavizza. Sin embargo, las cámaras colocadas cerca de su casa sí pudieron haber captado el paso de vehículos esa noche y la madrugada en la que desapareció.

En la declaración prestada al MP, el 30 de agosto del 2011, por Juan Carlos Siekavizza Molina aparece una breve descripción física del vecino que vio los videos.

El 7 de julio, entre las 20.30 y las 21 horas, Siekavizza Molina refirió que ingresó en la garita del condominio, acompañado de Barreda de León y de una persona de la Junta Directiva del condominio de la cual no sabía el nombre. “Con las siguientes características, edad 55 años aproximadamente, sexo masculino, de cabello canado y con bigote espeso únicamente; y dejé reproduciéndose los videos en el equipo instalado en la garita para que Roberto pudiera observar si había algo extraño”, detalló.

El interventor

El 31 de octubre del 2012, Enrique Dagenhart Asturias, exinterventor de la Dirección General de Migración, condujo herido su camioneta agrícola hasta un sanatorio en Vista Hermosa, zona 15.

En el 2011, el entonces ministro de Gobernación, Carlos Menocal, le encargó a Dagenhart la auditoría interna para determinar cómo fueron emitidos los pasaportes de Roberto Barreda de León y sus hijos.

El 9 de diciembre del 2011, la viceministra de Gobernación Lorena Guerra entregó la denuncia penal con el informe de auditoría a la fiscal general, Claudia Paz y Paz.

El informe de auditoría “cumplimiento al contrato administrativo 3-99, sus modificaciones y ampliaciones celebrados entre el Ministerio de Gobernación y la Inmobiliaria La Luz” determinó la existencia de un servidor espejo de la empresa Suvisa, en donde el 13 de agosto de 2013 fue capturado José Antonio Samayoa Cano, ex gerente de inmobiliaria La Luz, por emisión de pasaportes a colombianos en octubre del 2011.

La auditoría encontró ineficiencia en el cotejo de huellas en la utilización del sistema Afis —programa automatizado de identificación de huellas dactilares—. Además se estableció una significativa diferencia del registro de datos en el servidor espejo de Suvisa. “Es ahí en donde encaja el cambio de nombres en los pasaportes extendidos a Roberto Barreda como Roberto Barrera”, explica Menocal.

El informe detalla que hay datos almacenados en un servidor externo fuera de Guatemala de ciudadanos que hicieron trámite de pasaporte.

El contrato con La Luz fue firmado por César Amílcar Pantaleón cuando fungió como viceministro durante la administración de Rodolfo Mendoza.

Degenhart llegó a rendir declaración al MP, pero no se saben los detalles de esa diligencia.

El vocero de la Dirección de Migración, Fernando Lucero, dijo que Dagenhart salió del país.

Pesquisas

Investigó secuestro

El 29 de agosto del 2011 fue ultimado el investigador privado Alejandro de la Vega.  Dos individuos con el uniforme de una empresa telefónica llegaron a buscarlo a su casa en Lo de Diéguez, Fraijanes. El informe de la autopsia determinó que recibió 17 balazos.

De la Vega llegó el 8 de julio del 2011 a la residencia de  Los Manantiales, para investigar un supuesto secuestro. Una de sus primeras acciones fue mostrarle a Juan Luis  Siekavizza, padre de Cristina, “casas de seguridad”  dónde podrían haber secuestrados.

De la Vega era oriundo de Barberena, Santa Rosa. Coincidió con Celada en ferias de seguridad en Las Vegas y compartían su afición por  autos clásicos.

Vecino

Otra víctima

Una fuente allegada al proceso en sus inicios relató que aproximadamente 10 días después de la desaparición de Siekavizza, uno de los vecinos se mudó del condominio. Presuntamente habría ayudado a trasladar enseres de la vivienda de Siekavizza. Días después de la mudanza, fue hallado muerto en un taxi.

La víctima era un hombre rubio, de aproximadamente 35 años, quien  estuvo presente en la casa de Siekavizza.

POR CLAUDIA PALMA /PrensaLibre.com
PorjLeonett

Guatemala concentra 64% de procesos por extorsiones

De enero a septiembre de este año en los tribunales se han ventilado 593 procesos por extorsiones, de los cuales 382, es decir el 64%, tiene lugar en el departamento de Guatemala, mientras que 211, el 36%, se distribuyen en el resto del país.

La información la proporciona el Centro de Información, Desarrollo y Estadística del Organismo Judicial (Cidej).

Según estos datos, los departamentos que después de Guatemala tienen más procesos por extorsión son: Jutiapa, con 23; Quiché, 22; Petén, 21 y Quetzaltenango, 18 (vea: Mapa criminal).

Los que menos casos tienen son: Huehuetenango, Baja Verapaz y Totonicapán, con 5; Zacapa, 4; Sacatepéquez y Sololá, 3; Chiquimula 2; Izabal, 1, y El Progreso no reporta proceso alguno.

Mario Polanco, del Grupo de Apoyo Mutuo (GAM), indica que el flagelo de las extorsiones ha rebasado la capacidad de la Policía Nacional Civil (PNC) y del Ministerio Público. Afirma que en lo que va del año se han presentado unas 10 mil denuncias por este delito. “Sin embargo, esta cifra solo representa una tercera parte de las que no se denuncian”, señala el entrevistado.

Polanco considera que aunque se ha reducido el número de bandas, las tácticas de extorsión han evolucionado, lo cual deriva en que “prácticamente ningún sector de la sociedad está excluido de ser víctima”.

El representante del GAM añade que este delito se ha convertido en un negocio para redes del crimen organizado, que podrían recibir unos Q75 millones al año.

Estructuras
El pasado 7 de noviembre el Tribunal Tercero de Sentencia condenó a un grupo de 20 extorsionistas. Las penas fueron de 8 a 10 años de prisión. En el juicio, la Fiscalía expuso que esta estructura pudo recaudar unos Q2 millones.

A las pandillas se ha atribuido la mayoría de extorsiones, pero las autoridades han detectado que otros grupos, no conformados por mareros, también se dedican a este crimen.

Así lo dijo

Noticias Sigloxxi Guatemala

  • “Prácticamente ningún sector de la sociedad este excluido de ser víctima”.— Mario Polanco, GAM

Recuadros

Noticias Sigloxxi Guatemala

  • CapturasEn el Programa Nacional Contra el Desarrollo Criminal de las Pandillas (Panda), de la PNC, se informa que en lo que va del año han sido capturadas 618 personas ligadas a extorsiones. La mayor parte de las detenciones se han realizado en la cuidad capital, especialmente, así como en los municipios de Villa Nueva, Amatitlán, y Palencia.

Fuente: s21.com.gt

PorjLeonett

“Si usted me ve, es que estoy muerto”

“Lamentablemente, si ustedes están viendo este mensaje es porque fui asesinado por el presidente Álvaro Colom… la razón de por qué estoy muerto se debe a que fui el abogado de Khalil Musa y su hija Marjorie, que fueron salvajemente asesinados también por el presidente Colom”.El vídeo en el que el propio Rodrigo Rosenberg, un rico abogado guatemalteco, anuncia su muerte y señala de manera tan directa a sus asesinos dura unos ocho minutos que parecen eternos. Con traje oscuro, camisa blanca y corbata azul pálido, Rosenberg va desgranando, en un tono neutro, las vicisitudes de su muerte anunciada, ocurrida un domingo de mayo de 2009 cuando salió a dar un paseo en bicicleta cerca de su casa, un barrio residencial de la ciudad de Guatemala. El caso Rosenberg convulsionó entonces a la sociedad guatemalteca, traumatizada por una violencia en la que cada día morían asesinadas 15 personas y en la que el 98% de esos asesinatos quedaban impunes.

El documental Seré asesinado, dirigido por el periodista y cineasta británico afincado en Cataluña Justin Webster, entra de lleno en este caso y lo hace como si de un thriller político se tratara, asistiendo casi en directo a un complejo entramado de dudas, mentiras, venganzas, traiciones, violencia, enfrentamientos políticos y amor. Fue el fiscal español Carlos Castresana, entonces al frente de la Comisión Internacional Contra la Impunidad de Guatemala (CICIG, bajo los auspicios de Naciones Unidas), el encargado de dirigir la investigación del caso real. También es el narrador del documental, junto a uno de los hijos del abogado, Eduardo.

Hoy, Castresana, personaje fundamental de esta trágica historia, asistirá al estreno de la película en la Cineteca del Matadero de Madrid junto al realizador Webster. “La investigación, complicada y compleja, se desarrolló en medio de una enorme presión política, con un país al borde del caos y con un conflicto durísimo entre la derecha y la izquierda. Puse a disposición del caso un equipo de primer nivel compuesto por 10 civiles guatemaltecos y 20 de distintos países. Ellos investigaban y yo lidiaba con los políticos. Nos jugábamos mucho. Solo para las detenciones finales de los diez implicados tuvimos que movilizar a 300 miembros de las fuerzas y equipos de seguridad. Era como entrar en la boca del lobo”, explicaba ayer Castresana, ahora en la Fiscalía del Tribunal Supremo, a este diario.

El fiscal español Carlos Castresana participa como narrador del filme

Como ejemplo de lo extremadamente delicado de aquel caso, basten las palabras que le dijo entonces un embajador occidental que se interesó por la marcha de la investigación: “Pues ya puedes darte prisa, porque si no lo resuelves tú lo resolverán los tanques”. Una frase que el fiscal recuerda todavía con horror.

Fue la paciencia y el resultado de los trabajos del director Justin Webster, que entró de lleno en una investigación personal para la producción del documental, lo que convenció finalmente a Castresana de participar en el filme, algo que rechazó al principio. “Yo estaba ya fuera de Guatemala, quería dejar atrás esos años y tenía mucha prevención sobre lo que supondría esa vuelta. Pero Webster me iba mostrando los progresos de su trabajo y no tuve más remedio que rendirme ante ello”.

Seré asesinado, disponible para los abonados de Yomvi de Canal + y que se proyectó en la última edición del Documenta Madrid, lleva al espectador por los más insólitos y secretos descubrimientos de una realidad oscura y difícil que escondía el caso Rosenberg, con una reconstrucción en tiempo real, imágenes de entonces y de ahora y sin una sola voz en off.

“Esta película demuestra que la realidad supera con creces la ficción”, asegura Webster, experiodista del diario The Independent y hoy dedicado a sacar a la luz historias en torno a la verdad y la justicia, principalmente en Latinoamérica. El filme, con un final inesperado y sorprendente, como la propia realidad, esconde también una pasional historia de amor: la de Rosenberg con Marjorie Musa, asesinada junto a su padre, un industrial poderoso que había aceptado un cargo político. También el descubrimiento de la personalidad del propio abogado, un hombre enigmático y proclive a los extremismos. “Lo que más me interesaba de este caso es ese cruce entre la política y los temas personales que llevan la historia por unos derroteros inimaginables”, explica.

El documental, que cuenta con el aval de la BBC como uno de los coproductores, y cuya preproducción y rodaje duraron cerca de dos años, estará en la pantalla de la Cineteca los próximos meses. De momento, en Guatemala solo se ha visto en un festival, y está aún pendiente su estreno en salas.

Hollywood olió el aroma dramático de esta truculenta historia, y está ya preparando una incursión en ella, lo que supondrá el debú del actor Matt Damon como director. The foreigner, con guion de Oscar Chriss Terrio, ganador del Oscar por Argo, contará con el propio Matt Damon como intérprete del personaje de Castresana.

Fuente: http://cultura.elpais.com

PorjLeonett

Región sufre epidemia de criminalidad

La proliferación de armas de fuego, el tráfico de drogas, la desconfianza hacia las fuerzas de seguridad y la corrupción en estas son factores que agravan la epidemia continental de violencia, según el Informe Regional de Desarrollo Humano 2013-2014, Seguridad Ciudadana con rostro humano: diagnóstico y propuestas para América Latina.

Bajar infografía en PDF

El documento expone que la violencia letal es extremadamente alta en la mayoría de las naciones americanas. La tasa de homicidios supera los 10 por cada cien mil habitantes en 11 de 18 países, lo que es calificado como una epidemia por la Organización Mundial de la Salud.

Guatemala se encuentra entre el grupo que encabeza esta situación, porque cuenta con una tasa superior a los 30 homicidios por cada cien mil habitantes, al igual que El Salvador, Honduras, Belice, Venezuela y Colombia.

En contraposición hay otros países que reportan tasas menores a 10 homicidios por cada cien mil habitantes, como Argentina, Chile, Perú, Bolivia, Uruguay y Costa Rica, aunque países como Nicaragua han provisto información incompleta o parcial.

No obstante, naciones grandes y con avances en industrialización como Brasil, México y Estados Unidos tienen tasas que van de 20 a 30 homicidios por cada cien mil.

Víctimas son jóvenes

El nivel de violencia homicida afecta principalmente a la población joven. De acuerdo con el proyecto Global Burden of Injuries, citado por el Informe, el 35% de homicidios en América Latina fue perpetrado contra personas de entre los 10 y 25 años. En cuanto al género, para el 2011, el 14.37% de las víctimas eran mujeres.

Con arma de fuego

Guatemala tiene el primer lugar en el porcentaje de homicidios cometidos con arma de fuego, de las 18 naciones de América evaluadas, con un 84 por ciento, seguido de Honduras —83.4%—, Venezuela —79.5%— y El Salvador —76.9%—.

Según el documento, hacia el 2010, el promedio de crímenes superaba los cinco mil con arma de fuego.

“Hay un debate abierto sobre la relación entre la tasa de criminalidad, los niveles de violencia y la posesión de armas de fuego. La discusión ha girado en torno a dos perspectivas: las armas como instrumento de disuasión y las armas como facilitadoras de la violencia y el crimen. De acuerdo con esa segunda perspectiva, el fácil acceso a las armas puede transformar conflictos y actos delictivos en episodios letales”, se lee en el informe.

Entre un tercio y la mitad de todos los robos en el continente americano se perpetran con arma de fuego. En Guatemala, el 40.7% de las víctimas de robo con violencia fueron intimidadas con pistola o arma similar. En ese sentido, el país solo se encuentra por debajo de Venezuela, que registra el 50%.

Asaltos

Cerca del 80% de los latinoamericanos declararon haber sido víctimas de algún tipo de robo, ya sea con o sin violencia, detalla el Informe.

Respecto del primer grupo, Guatemala ocupa el tercer puesto de América Latina, ya que el 55.91% de las víctimas denunciaron violencia, mientras que solo un 27.16% indicó que no existió agresión cuando fueron despojados de sus pertenencias. Un 16.93% denunció otro tipo de delitos. El país se encuentra solo por debajo de Honduras y Venezuela, con porcentajes del 66.68 y 64.83, respectivamente.

Corrupción

Uno de los factores que más deteriora la confianza de los ciudadanos en las instituciones de seguridad es cuando policías o funcionarios piden sobornos a cambio de sus servicios. Guatemala se sitúa en el tercer lugar del continente, ya que 18 de cada cien encuestados en el 2012 dijeron haber sido víctimas de exacciones por parte de policías.

En México y Bolivia, la cifra fue del 20%.

Además, la falta de certeza del castigo mediante procesos legales lleva a prácticas ilícitas como la limpieza social y la justicia por mano propia. En Guatemala, el 29.5% de encuestados aprueba tal práctica; en Honduras, es el 37%.

En voz de expertos

A Mario Ávalos, director ejecutivo del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales de Guatemala, no le sorprenden los datos del informe. “En el país se le da más importancia al enfoque de inseguridad que al de prevención por medio de temas vinculados con políticas sociales como educación, salud, trabajo y recreación”, afirmó.

Aseguró que mucha de la violencia en el país es ocasionada por omisión, debido a que las fuerzas de seguridad no actúan.

Verónica Godoy, directora de la Instancia de Monitoreo y Apoyo a la Seguridad Pública, dijo que los datos son el justo reflejo de que en Guatemala “existe un problema social. Hay que tomar en cuenta que no todo tiene una respuesta policial ni operativa, deben atenderse temas sociales como la falta de empleo, de salud, problemas estructurales que en el país no se han resuelto”.

Indicó que otro fenómeno latente es que los victimarios también son jóvenes y que cada vez actúan con más brutalidad. “A estos factores se suma el hecho de que los guatemaltecos no creen en el sistema de justicia, porque no es capaz de prevenir ni de resolver”, puntualizó.

Al final ello tiene un costo nacional de reducción del producto interno bruto, pérdida que en el informe se calcula en US$70 por cada habitante guatemalteco.

El fracaso de la “mano dura”

“Las políticas de mano dura adoptadas en la región han fracasado en su objetivo de disminuir los niveles de violencia y delitos. También han tenido un impacto negativo y profundo en la convivencia democrática y en el respeto a los derechos humanos, que están en la base del desarrollo”, se lee en el  Informe Regional de Desarrollo Humano    Seguridad Ciudadana con rostro humano: diagnóstico y propuestas para América Latina.

Sin embargo,  en América existe un apoyo abrumador hacia la adopción de medidas punitivas más duras frente a la criminalidad. El 87% de los latinoamericanos indicaron estar muy de acuerdo o algo de acuerdo con este tipo de medidas.

En Guatemala, el porcentaje de personas que aprueban totalmente las políticas de mano dura supera el 50%. Cerca de uno de cada tres latinos  acepta que la Policía viole la ley para detener a los criminales. “Cerca de una de cada tres personas apoya la violación del Estado de Derecho (…)”.

Persiste práctica de la “mordida”

Según una encuesta elaborada por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en América,  en el 2012, el 18% de los guatemaltecos respondió que sí a la pregunta “¿Algún agente de la Policía le pidió una mordida o soborno en los últimos 12 meses?”.

El  4.5%  de los consultados dijo que empleados públicos les habían pedido  soborno.

En la misma encuesta también se  preguntó  “¿Cree que, como están  las cosas, a veces se justifica pagar una mordida o soborno?”.  El 4.8% de los consultados respondieron de  manera positiva.

Los resultados de la encuesta reflejan que a mayores índices delincuenciales mayores tasas de corrupción.

Percepción de inseguridad

El  50% de los latinoamericanos  aseguran sentirse inseguros cuando caminan solos por la noche, según un muestreo en 10 de los 18 países de América Latina, citado en el Informe Regional de Desarrollo Humano enfocado en seguridad ciudadana.

“La percepción de temor está relacionada con múltiples factores que incluyen la cobertura noticiosa del delito, los relatos ciudadanos y la falta de confianza interpersonal y en las instituciones”, refiere el documento.

De acuerdo con  la encuesta, tres   de cada 10 ciudadanos latinoamericanos afirman sentirse inseguros en su barrio y cinco  de cada 10  perciben que la seguridad de su país se ha deteriorado. Guatemala no era parte  de los países muestreados por el PNUD.

 

Fuente: Prensalibre.com