Category Archive Derecho al Olvido

PorjLeonett

UE reclama a Google la aplicación del derecho al olvido en todo el mundo

La Unión Europea ha reclamado a Google la extensión de la aplicación del derecho al olvido a todas sus versiones del buscador y no solo a las regionales utilizadas en Europa.

Como sabes, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea estableció por sentencia firme el derecho al olvido y con ello, la obligatoriedad para Google, y el resto de empresas con motores de búsqueda en Internet, de retirar enlaces a informaciones publicadas bajo petición de los usuarios, siempre que las mismas no sean de interés público.

Un derecho al olvido que ya está aplicando Google y otros como Microsoft aunque no de la forma tan efectiva como sentenció el TUE. A día de hoy, un contenido eliminado en google.es (por ejemplo) puede estar disponible si entramos desde la versión internacional, google.com (se calcula que un 5% de las búsquedas que se realizan en la Unión Europa son desde el .com)

“Bajo las leyes de la UE, todo el mundo tiene derecho a la protección de datos. Se deben implementar decisiones de manera que se garantice la protección completa y efectiva de los derechos de los ciudadanos y de que no se evada la ley europea”, reclaman los responsables de la protección de datos de la Unión Europea.

Google está en el ojo del huracán en el viejo continente. Por cuestiones de privacidad y tratamiento de datos; otras relativas al copyright; por controversias fiscales que afectan a otras grandes tecnológicas estadounidenses que operan en Europa y también por la aprobación del Parlamento Europeo Europeo de una resolución (no vinculante) en la que pide a la Comisión Europea que estudie la separación de los negocios basados en motores de búsqueda de otros servicios de las mismas compañías.

Sin nombrarlo, porque el tema afecta a otras compañías, lo que pide la Eurocámara al ejecutivo de la Unión es que divida Google en Europa.

Fuente> Muy Interesante

PorjLeonett

El derecho al olvido: ¿un falso derecho?

Este fue uno de los temas discutidos durante la primera audiencia pública del Consejo Asesor de Google.

En mayo de este año, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea decidió, a partir de un caso particular, que los motores de búsqueda tendrían que hacerse responsables del tratamiento de los datos personales de ciudadanos europeos que fueran mostrados en sus resultados.  Por lo tanto, cualquier persona podría solicitar que tales datos fueran desindexados y cada motor decidiría de acuerdo a sus propios criterios.

La decisión del tribunal, si bien estuvo orientada a proteger los datos personales de los ciudadanos europeos, representó un factor de desequilibrioimportante para el ecosistema de Internet. Inclusive, organizaciones comoArtículo 19 y Global Voices notaron el evidente conflicto que existe entre elderecho al olvido y el derecho a la libertad de expresión.

En este contexto se desarrolló en Madrid la primera sesión pública delConsejo Asesor que Google creó para estudiar las solicitudes en torno al tema. De acuerdo con el diario británico The Guardian, la nota la dio Montserrat Domínguez, quien forma parte de The Huffington Post y es vicepresidenta de la Asociación de Periodistas Europeos. Para Domínguez, el derecho al olvido es en realidad un falso derecho que obstaculiza el ejercicio de otros, como el derecho a la libertad de expresión.

Remover o desindexar información va en contra de los derechos de los ciudadanos a acceder a la información y es contrario a la transparencia. La transparencia es algo que exigimos a nuestros gobiernos, nuestras ONG y nuestras instituciones. Esto crea vacíos de información. Se trata de un falso fallo de la corte sobre un falso derecho.

Tanto Domínguez como el presidente de la Asociación Española de Usuarios de la Comunicación, Alejandro Perales, coincidieron en que las solicitudes de derecho al olvido deberían ser evaluadas no solo por Google, sino también por organizaciones ciudadanas. La preocupación de ambos es que este derecho puede ser utilizado como un medio idóneo para la impunidad.

Al respecto, quien fuera Relator Especial de Naciones Unidas para la Libertad de Opinión y Expresión, Frank La Rue, manifestó que otro de los conflictos del derecho al olvido tiene que ver con el derecho a la verdad. Reconoció también que existe “un área gris” en esta nueva regulación, especialmente cuando se trata de personas que hayan sido condenadas por cometer abusos sexuales o infantiles.

La próxima sesión pública del consejo asesor tendrá lugar en Roma, este 10 de septiembre y se espera que la polémica en torno a tan importante asunto continúe. No se puede perder de vista que el derecho a la protección de datos personales encuentra límites. Uno de ellos se refiere a la publicación deinformación de interés público, como ocurre con el desempeño de funcionarios públicos. Otro, que es el señalado por La Rue, está relacionado con el derecho a la verdad que tienen las víctimas de abusos sexuales.

Ver en YouTube

Fuente: fayerwayer
PorjLeonett

El derecho al olvido, cómo borrarse de Internet y “Just delete

Recientemente se ha podido comprobar lo difícil que es desaparecer sin dejar ni rastro en Internet. Uno de los casos más sonados es el del español Mario Costeja González, que denunció (y venció) a Googlefrente a los tribunales europeos en Luxemburgo. Tras una larga lucha, consiguió entre otras cosas que se pusiera el foco en el derecho al olvido, y que muchas de las grandes compañías y corporaciones cambiaran el rumbo en sus políticas de negocio y empezaran a poner a disposición de los usuarios la capacidad de poder practicar el “Habeas data“.

En el caso concreto de Costeja, el epicentro de toda la polémica era una publicación del periódico digital La vanguardia, (que aún hoy puede ser vista), donde aparecía el propio afectado en una relación de subastas judiciales públicas causadas por diversos embargos. 

La sentencia dictada por el tribunal de justicia europeo fue clara: El responsable directo del tratamiento de los datos personales era Google y debía proporcionar los medios, directa o indirectamente, para que los datos indexados a causa de terceros por su buscador pudieran ser eliminados. Dicho y hecho, Google se puso manos a la obra y recientemente publicó un formulario para poder ejercer el derecho al olvido de los ciudadanos.

La sentencia judicial no sólo alcanzaba al ámbito de aplicación de Google, sino a cualquier buscador que indexase información y no pudiera proporcionar los medios para gestionarla consecuentemente. Así que Microsoft no tardó en reaccionar y ya cuenta también con su propio formulario de retirada de resultados de búsquedas. Ahora, como aporte dentro de sus “webtools”, dispone de una herramienta que permite controlar cómo aparece una web en las búsquedas.

¿Y Facebook?

En este punto, en el que los principales buscadores han modificado su política, cambiemos de escenario. ¿Acaso no podríamos afirmar que darse de baja en una red social y eliminar los datos es practicar el derecho al olvido? Veamos un ejemplo con Facebook. 

Si bien Facebook no impide a ningún usuario darse de baja, parece hacer uso de un concepto molesto, reconocido y documentado: Los “dark patterns“. Estos anti patrones de diseño engañan o desorientan al usuario para impedir que encuentre fácilmente las opciones deseadas. En el caso que nos ocupa, darse de baja en determinado servicio digital. Veamos con Facebook un ejemplo de cómo una tarea que tendría que ser sencilla, se transforma en más compleja de lo que debería.

Supongamos que una persona con perfil de usuario, sin mayores conocimientos informáticos, desea darse de baja permanentemente de la red social Facebook. Para ello, como es lógico, primero examina el entorno y piensa que esta posibilidad podría estar disponible en las opciones de configuración de su cuenta. Al llegar a la categoría “Seguridad”, detecta que hay un enlace denominado “Desactiva tu cuenta”.

Este enlace proporciona un formulario para desactivar la cuenta y se advierte que cierta información aún será accesible para ciertas personas. Siendo el único enlace “visible” cercano en concepto a la “baja” de la cuenta, podría dar pie al equívoco de pensar que, desactivando la cuenta, la información personal de un usuario se elimina de alguna manera. 

Pero lo cierto es que no es así. Desactivar la cuenta es siempre temporal, y Facebook permite que el usuario pueda volver a iniciar sesión con su usuario y clave, y activar de nuevo la cuenta. Incluso si no fuera así, Facebook sigue manteniendo los datos personales.

En realidad este no es el camino. Pensándolo bien, “desactivar”, no es dar de baja. Si de verdad se quiere eliminar la cuenta de la red, adelantamos que el entorno visual de Facebook no proporciona un enlace directo para eliminar una cuenta definitivamente. ¿Cuál sería el siguiente paso lógico a dar?

Si el usuario acude a las opciones de ayuda disponibles en el entorno, debe tener cuidado. El patrón de búsqueda debe ser muy claro y no valdrán las palabras “darse de baja”, sino que por ejemplo será  la “eliminación de la cuenta” la consulta que podrá ofrecerle las instrucciones para conseguirlo. Una dificultad añadida parece que de forma artificial.


Incluso así, mediante la frase de búsqueda “eliminación de cuenta”, Facebook proporciona el enlace “¿Cuál es la diferencia entre “desactivar” y “eliminar” mi cuenta?”. Y a través de este enlace de ayuda, por fin se consigue acceder a la página de eliminación de cuenta de Facebook de forma permanente. 

¿Cómo obtener ayuda a la hora de borrar rastros en Internet?

Con el fin de que los usuarios pudieran disponer de más información respecto de las posibilidades de practicar su derecho al olvido, se creó el servicio Just Delete Me. Este servicio permite obtener información de lo fácil, difícil o imposible que puede resultar eliminar la información de, por ejemplo, los sitios más populares de internet.

Además, proporciona entre otras funcionalidades, las siguientes:

  • Fake identity generator: la capacidad de generar una identidad falsa (utilizada para enviar datos falsos en procesos de baja de determinados servicios digitales).
  • Submit a site: permite reportar sitios web y la dificultad para practicar el derecho al olvido en ellos, lo que permite generar una base de datos de conocimiento muy útil para aquellas otras personas que estén pensando en darse de alta en algún determinado sitio y desconfíen de voluntad de eliminar todo rastro digital cuando se solicite.
  • Chrome Extension “Where to delete an account”: extensión gratuita para Chrome, que permite identificar rápidamente el nivel de compromiso de un sitio web respecto a la capacidad de eliminar todo dato personal de un usuario.

Fuente: Eleven Path